BuscoCirujano.Com

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente
Inicio Noticias Reportaje al Especialista Reportaje al dr. Ignacio Gallo, cirujano cardiovascular

Reportaje al dr. Ignacio Gallo, cirujano cardiovascular

Imprimir PDF

La enfermedad de nuestro tiempo es la insuficiencia cardíaca. Vivimos más y el corazón envejece. En muchas ocasiones hay que operar. Las nuevas técnicas quirúrgicas permiten hacerlo a pacientes de 80 ó 90 años. De todo ello se refirió Ignacio Gallo, cirujano cardiovascular y presidente de Policlínica Gipuzkoa, en una charla que ofreció  en la sala Kutxa de la calle Andía de Donostia.


- Las nuevas técnicas de cirugía cardíaca, ¿han cambiado el panorama de los pacientes?

- El mayor hito en estos tiempos es la implantación de la prótesis aorta percutánea. Hasta hace unos años ninguno nos planteábamos la

posibilidad de que mediante un pequeño catéter se pudiera colocar, a través de la piel, una prótesis valvular dentro del corazón. Y ello sin necesidad de incisiones y solo a través de una punción. El desarrollo de la técnica y la combinación de la profesionalidad de cardiólogos y cirujanos ha hecho que pacientes que serían malos candidatos a la cirugía se puedan beneficiar de estos avances técnicos.

- Había pacientes que no podían operarse del corazón...

- El envejecimiento nos está llevando a que aparezcan unas enfermedades que hace unos años eran insospechadas. A los 80 ó 90 años se tienen muchas goteras. Y la cirugía tradicional resulta a veces demasiado agresiva para ser útil. Buscar técnicas menos cruentas y que den una salida ha hecho que se haya ido modificando el escenario terapéutico ante este tipo de patologías.

- ¿Se opera del corazón a gente cada vez mayor?

- Lo cierto es que vivimos mucho más y que ha mejorado la calidad de vida en estos años. Cuando yo empecé esta especialidad, hace casi 40 años, era inimaginable intervenir a alguien que tuviera por encima de los 50, los 55 o los 58 años. Hoy lo normal es estar en la barrera de los 75, los 88 o incluso los 90. La prevención, la comunicación, el acercar estas pautas terapéuticas o profilácticas ha llevado a la población a un estatus nuevo. Lo lógico es vivir mucho y bien. No se trata de llegar en malas condiciones.

- El cateterismo cardíaco trae posibilidades menos invasivas.

- A través de la piel y con una abertura más o menos gruesa se hace el diagnóstico y la terapia. El cateterismo cardíaco se implantó hace muchos años y a través de una mini incisión se introduce una aguja y un pequeño tubo. La observación es a través de rayos X. El problema es que los tubos de medio milímetro se han transformado en algo más grandes, porque los dispositivos que se implantan son mayores. Pero ahorran una intervención.

- Los factores de crecimiento, ¿se usan en rehabilitación cardíaca?

- La regeneración de los tejidos es hacia donde camina otra de las líneas de investigación. Llevamos años escuchando lo de las células madre, los transplantes celulares, las células de médula ósea o las células primitivas. Pero no avanzamos. En primer lugar porque cuando uno tiene un infarto pierde una determinada cantidad de músculo que no se regenera de forma rápida. Ante esa falla tan brusca el cuerpo reacciona con un proceso cicatricial, como cuando nos hacemos un corte. Pero el corazón necesita contraerse y si pierde un determinado número de células se merma esa función contráctil. Una de las enfermedades de la sociedad actual es la insuficiencia cardíaca. Es la incapacidad del corazón para mantener las constantes vitales de la economía del cuerpo. Es la enfermedad del siglo XXI, que cuesta muchísimo dinero en todo el mundo.

- Y la investigación cardíaca pretende ofrecer resultados.

- Busca células que se entronquen en ese entramado celular y suplan la función de las que se han muerto. Hay células madre de otro origen -de médula ósea o de músculo- que se ha visto que pueden llegar a implantarse. Pero su crecimiento no está controlado. Pueden estar funcionando y vivas, pero no se contraen sincrónicamente con el resto de las células del corazón. Cada una va por su cuenta y pueden dar lugar a trastornos del ritmo y acabar con la vida del paciente.

- Hay más descubrimientos.

- Se ha descubierto que en el corazón hay células madre cardíacas que van regenerando aquellas fallas que día a día se producen por desgaste. Pero esas fallas son poquitas y las células madre pueden regenerarlas. El problema ocurre cuando se produce un evento que termina con un montón de células. Nosotros llevamos tiempo investigando con ovejas. Buscamos estímulos de llamada para que esas células madre cardíacas puedan acudir a los lugares donde se ha producido esa muerte celular y puedan regenerar lo antes posible células cardíacas entroncadas en el mismo entramado que el resto.

- Investigan con 'factores de crecimiento'. Pero no se aplican aún a los pacientes del corazón.

- Los factores de crecimiento no se usan aún en regeneración de tejido cardíaco. Nosotros los utilizamos en regeneración del hueso esternal. Ya lo hicimos con ovejas hace años. Vimos que se producía una aceleración de la consolidación de la fractura del esternón, algo necesario para operar el corazón. Muchas veces la vía de acceso se convierte en protagonista. Al operar a personas mayores nos encontramos con la osteoporosis. O enfermos respiratorios. A veces la operación de corazón sale bien y el problema está en el hueso, que no se consolida. La persona tose y se rompe. La utilización de factores de crecimiento aplicados a la fractura del esternón en las ovejas nos demostró que aceleraba el proceso de consolidación y lo utilizamos en clínica humana diariamente.

- Parece que usted mismo buscó la técnica que necesitaba.

- Así fue. Los factores de crecimiento son hoy un 'boom'. Los traumatólogos los usan en las roturas musculares. Son unas proteínas existentes en la circulación de la sangre que realizan un efecto llamada y aceleran la cicatrización. A nosotros nos sirvió para resolver la fractura esternal.

- ¿Nadie lo había logrado?

- No. Llevamos años sin resolver el tema de las complicaciones esternales en cirugía cardíaca. Y nuestro equipo está demostrando que es posible. Lo hemos publicado en las revistas de nuestra especialidad. Y hemos resuelto más problemas a través de la investigación.

- ¿Sí?

- Fui a Estados Unidos cuando era mucho más joven con una beca Fulbright. Por aquel entonces solo se daban en carreras técnicas. La Medicina no estaba considerada así. Y no teníamos un modelo experimental bueno. Con la oveja joven pudimos demostrar que determinadas prótesis cardíacas no iban a ser viables. Y logramos que las retiraran del mercado.

- Sus objetivos de futuro.

- Estamos trabajando con los factores de crecimiento buscando vehículos de permanencia. Cuando ponemos estos factores de crecimiento se van en muy pocas horas. Su efecto estimulante, su efecto llamada, desaparece en seguida porque el tejido come lo que está al lado por defensa propia. Buscamos, en colaboración con Tecnalia, vehículos químicos que puedan retener los factores y hacer que se liberen de forma prolongada para que el efecto llamada pueda ser más constante. Conseguiremos así que la migración celular se realice de forma más prolongada.



 

Noticia Destacada

El Doctor Caio Rocha, profesor de medicina de la Universidad de Miami, Florida, y especialista en cáncer gastrointestinal, explica que la sobrevida de los pacientes con tumor metastásico de colon sin tratamiento es de un promedio de 6 meses, mientras que con tratamiento completo, quimioterapia y antiangiogénicos es de más de 20 meses y medio. En pacientes con tumores avanzados, que se han diseminado a otros órganos como hígado y pulmones, el tratamiento es la combinación de quimioterapia y cirugía para prolongar y mejorar la calidad de vida, pero la cura es muy poco probable.

Actualmente existen medicamentos moleculares para el tratamiento del cáncer gastrointestinal, que han tenido un impacto importante en la calidad y cantidad de vida de pacientes con tumores colorrectales, según comentó el Dr. Rocha.

Leer más...